La Botánica y los niños

30.05.2018

Sin duda, para un niño no hay nada mejor que jugar al aire libre y mancharse las manos de tierra, corretear por el césped, jugar con animales y todo lo que sea estar en contacto con la naturaleza.

En el colegio estudian todo tipo de seres vivos, aprenden a diferenciar especies, cuáles son sus hábitos, su forma de alimentarse y dónde y en que condiciones se desarrollan mejor. 

Así que cuando aprenden como viven las plantas, como utiliza la luz solar cada una de sus hojas, o cuáles son las partes de una flor, y como algunas se convierten en un fruto, son muy importantes las explicaciones que el/la profesor/a les hace, que junto a los dibujos y las fotos de sus libros, ilustran a los pequeños y así conciben un poco mejor el concepto de la vida y las funciones de una planta, las encargadas de generar el oxígeno que entre otras cosas respiramos.  

Pero qué mejor manera de que aprendan como y cuáles son las distintas especies, que viendo, tocando y oliendo las más habituales de nuestro ecosistema. Por eso, estamos encantados de recibir cada año a varias clases de los colegios vecinos, para que los niños experimenten con nuestras plantas y pasen una mañana diferente, afianzando lo que han estudiado aprendiendo de primera mano.