I Febrero 2018

30.01.2018

Bienvenidos a la primera publicación de nuestro nuevo blog.

Todos los martes os avanzaremos lo propio de cada temporada, desarrollando especies de plantas, especies de árboles y especies de flor ornamental.


Alhelí, Ranúnculo, Kiwi, Morera, Mimosa y Tulipán


Planta

Alelí o Alhelí

Comúnmente llamada clavelina es una planta de exterior que soporta bien las gélidas temperaturas de enero y febrero y sus heladas. Da su flor desde esta época hasta la primavera. En cuanto a riego preferentemente cada 3-4 días según la sequedad y exposición al Sol.

Tiene dos tipos de flor: la flor sencilla y la flor doble. Esta última se trata de la flor sencilla polinizada aumentando así su tamaño, olor, y por supuesto, su expectacularidad.

Foto tomada de uno de nuestros Alhelís, disponibles para la venta, en el que apreciamos el cúmulo de capullos que poco a poco estallan dando la flor doble, que además de sus bonitos colores desprenden un suave aroma.


Bulbo

Ranúnculo

Conocida también como francesilla, se trata de un bulbo que brota con el frío dando lugar una bonita planta con una flor que luce mucho su colorido en esta época, aguantando las bajas temperaturas y heladas.

Para su riego distinguiremos el bulbo que está en la tierra, de la planta en maceta. En maceta necesitará un riego normal cada 3-4 días y por el contrario, si el bulbo se encuentra enterrado, tendrá acceso a otros nutrientes, por lo que podremos estirar los intervalos de riego llegando incluso a una vez por semana.


Durante el invierno los árboles reposan ralentizando el flujo de la savia esperando a que lleguen mejores tiempos para su floración y desarrollo. Este letargo es ideal para la poda y sobre todo para el trasplante ya que el árbol es menos sensible a estímulos y cambios bruscos de condiciones ambientales.

Los árboles que ofrecemos van provistos de un buen cepellón de raices para asegurar que el trasplante sea satisfactorio y el árbol se adapte bien a nuestro terreno y nuestras condiciones.

Sabido esto, es ahora buen tiempo para plantar nuestro árbol tanto si es para hacer sombra como si es para recolectar sus frutos con el buen tiempo.


Árbol Frutal

Kiwi


Para esta semana hemos elegido el Kiwi por su peculiaridad en la formación de su fruto. Como muchas otras especies, existen Kiwis hembra y Kiwis macho que se necesitan mutuamente para formar el fruto. Por supuesto, existen árboles de Kiwi injertados, es decir, que un mismo ejemplar posee ambos sexos y se basta por si solo para generar los frutos.

Nos centraremos en los árboles sin modificar, es decir en los ejemplares hembra y los ejemplares macho, que necesitarán el clásico proceso de polinización. Para que esta sea 99% efectiva, (nos reservamos el 1% porque la naturaleza no es una ciencia exacta) por cada Kiwi macho necesitaremos cinco o seis hembras, aunque es muy común además de efectiva y más económica, la plantación de tríos, es decir, dos hembras por cada macho.

Como sustento de estos árboles además de los nutrientes del suelo, les aportaremos agua cada 5-6 días mientras dure su letargo, y aumentaremos la frecuencia del riego cada 3-4 días, según las condiciones, con la llegada del buen tiempo y será de cara al verano cuando empiece a dar los primeros frutos.


Árbol de Sombra

Morera

La morera junto con el platanero, del que hablaremos en próximos posts, es una de las elecciones más habituales cuando buscamos un árbol para hacer sombra. Su espeso foliaje y su resistencia en el clima de nuestro municipio y alrededores hacen que sea uno de los mejores candidatos para cobijar nuestro porche del Sol, un banco o para colocar una hilera a cada lado de un camino que con el tiempo y con los conocimientos de poda necesarios, quedará cubierto de ramas entrelanzadas formando un manto de hojas que harán sombra al paseo.


Flor

Tulipán

Esta conocida flor, holandesa por excelencia, se caracteriza por su belleza y la gran variedad de colores. De estacionalidad corta, es decir, que está disponible hasta principios de la primavera. Tiene tallo acuoso ya que toma mucha agua. Si las colocamos en un jarrón con 8-10 cm de agua y a temperatura ambiente, el día siguiente deberemos rellenarlo porque la habrá tomado toda. En esas condiciones y manteniendo el agua limpia, si la flor es de calidad como la que nosotros ofertamos, nos llegarán a durar 7-8 días casi seguro. Algo curioso del tulipán, es que a pesar de estar cortada sigue creciendo.


Flor

Mimosa

A diferencia del tulipán, esta variedad no es vistosa por su flor. Es precisamente la espesura de estas a lo largo de su abundante ramaje lo que la convierte en una cobertura que luce mucho.

Su espesura y color amarillo hace que a pesar de lo dificultoso de su manipulación, sea un gran complemento para los trabajos en esta época.

Suscríbete

Introduce tu email y sé el primero en enterarte de nuestras novedades

(Solo te mandaremos avisos de cuando posteemos una nueva publicación nada de publicidad)